Trabajos verticales

Trabajos verticales

La necesidad de realizar distintas aplicaciones en fachadas y cubiertas de difícil acceso, supone un gran incremento en los costes de las mismas, derivadas de la instalación de grandes estructuras o alquiler de equipos móviles de elevación para la correcta prestación en obra de los distintos procesos.

En Intecnia disponemos de un departamento especializado en técnicas verticales para complementar la aplicación de productos químicos en puntos de acceso complejo (lucernarios, cubiertas, fachadas singulares, presas, etc.).

La especialización de estos equipos humanos se produce durante un largo período de tiempo sobre medios “clásicos”, con el fin de conseguir su mayor profesionalización y poder ofrecer al cliente final, la perfecta combinación del profesional aplicador y el experto técnico en trabajos verticales.

En la búsqueda de conseguir una mayor calidad, en Intecnia llevamos a cabo formación continua en trabajos verticales, titulando al personal en “trabajos en suspensión”, “trabajos en altura líneas de vida”, “trabajos verticales OFI” y “recursos preventivos”.

En todas aquellas tareas donde se suele hacer el montaje de sistemas tradicionales, como los andamios, es aconsejable usar técnicas de trabajos verticales, para que no resulte dificultoso ni riesgoso asumirlas.

Trabajos verticales

Equipo de trabajo o de acceso

  • Descendedor autoblocante.
  • Bloqueador de ascenso.
  • Varios conectores con seguro.
  • Una cuerda semiestática de suspensión de longitud variable.
  • Un arnés de suspensión y un cabo de anclaje doble.

El equipo es necesario para acceder de forma segura al lugar de trabajo, posicionarse y abandonarlo una vez finalizado.

Cuerdas

Las cuerdas homologadas para trabajos verticales cumplen con la norma UNE-EN-1891. El material normalmente utilizado es la fibra de nylon, del tipo poliamida; según el tipo de trenzado existen las cuerdas semiestáticas pensadas para soportar esfuerzos constantes como son el peso de personas, presentando una elongación entre el 1.5 y el 3 % frente a un esfuerzo puntual. Las cuerdas dinámicas presentan unas buenas prestaciones frente a un impacto, ya que su elongación en estos casos oscila entre el 5 y el 10 % de la longitud de la cuerda. El coeficiente de seguridad debe ser de 10. Existen, además, unas cuerdas denominadas cordinos y que se caracterizan por tener un diámetro de 8 mm o inferior. Sirven para suspender herramientas o maquinaria, también para asegurar pequeños objetos.

Conectores

Son pequeñas piezas en forma de anillos de metal con apertura que se utilizan para la conexión de elementos del equipo vertical. Existen dos tipos principales: los mosquetones y los maillones. Los mosquetones son anillos de metal con un sistema de apertura de cierre automático en forma de pestaña. Sirven de nexo de unión entre la persona y los materiales o entre los diferentes accesorios. Los maillones son anillos de metal, cuya apertura o cierre se consigue mediante el roscado y desenroscado sobre el aro metálico. Se diferencian de los mosquetones porque no tienen bisagras y su mecanismo de apertura es mucho más lento. Se utilizan en uniones de elementos que no necesitan conectarse y desconectarse frecuentemente.

Arneses

Los arneses son dispositivos de prensión del cuerpo destinados a parar las caídas. El arnés anticaídas puede estar constituido por bandas, elementos de ajuste y de enganche y otros elementos, dispuestos y ajustados de forma adecuada sobre el cuerpo de una persona, para sujetarla durante una caída y después de la parada de esta. Los arneses deben estar diseñados de forma que no presionen, limitando la circulación sanguínea, sujeten la región lumbar y no ejerzan fuertes presiones sobre el hueso ilíaco. Cumplen con las normas UNE-EN 361:2002 y UNE-EN-358:1999.

Cabo de anclaje: se utiliza un cabo de anclaje doble unido al anclaje de la cintura del arnés. El cabo de anclaje doble conecta el arnés con los aparatos de ascenso, descenso o directamente a una estructura. Cumple la norma UNE-EN-354:2002.

Aparatos de progresión

Son los dispositivos que sirven para realizar las maniobras sobre las cuerdas y progresar en cualquier dirección. Hay aparatos para ascender (bloqueadores) y aparatos para descender (descendedores); todos ellos necesitan la manipulación del operario para ascender o descender, bloqueándose automáticamente en caso de dejar de actuar, evitando de esta forma un descenso incontrolado.

Silla

La silla es un elemento auxiliar recomendable en casos de trabajos de mayor duración, ya que mejora el confort de la operación, del todo necesario. No constituye “per se” un elemento de seguridad por lo que deben utilizarse igualmente el resto de elementos de soporte del trabajador; así pues, se deben conectar directamente o al mosquetón que une el descendedor al arnés de la cintura o bien, al propio anillo del arnés.

EPI-s auxiliares

El operario debe llevar otros EPI’s complementarios como son el casco, la ropa de trabajo, los guantes y el calzado de seguridad. Según el tipo de trabajo se adaptarán cada uno de los EPI’s indicados.

El petate o saco de trabajo son utilizados para llevar las herramientas y materiales necesarios para realizar los trabajos. Básicamente están provistos de un asa, dos correas y un punto de enganche que sirve para ser izado.